“Para que puedas sentir los sonidos”

image

“PARA QUE PUEDAS SENTIR LOS SONIDOS” – rezaba el título del bloc que tenía entre las manos.

El resto del cuaderno estaba formado por dibujos, con formas y colores muy cuidados, referencias a texturas, olores y sabores. Debajo, el nombre de una pieza musical. Violines, olor a lluvia, a humedad en el campo, gente bailando, sabor a chocolate, sensación del agua fría sobre la piel, rayos, truenos, la frescura de la fruta, el calor del fuego… Mil y una sensaciones, representadas con todo lujo de detalles, encadenadas como las diferentes notas de una sinfonía.

A continuación me fijé en las fotos pegadas en la última página. En la primera, un chaval de unos 17 años parecía llorar, mientras se tapaba las orejas y se encogía sobre sí mismo. Databa del veinte de julio de 1936, cuando una de las primeras bombas de la Guerra Civil española lo dejó sordo. En la segunda, del ocho de diciembre de 1938, ese mismo chico sonreía, sosteniendo el bloc entre sus manos, mientras abrazaba a su madre… a mí.

En ese momento sentí que mi vida había merecido la pena. Había conseguido crear un manual con el que ayudar a mi hijo sordo a imaginar la primavera cuando viera la melodía de Vivaldi en el pentagrama. A recordar los truenos cuando viera una batería. A sentir un hielo por la espalda con una emotiva balada de amor. Había hecho que sintiera los sonidos.

Una lágrima resbaló por mi mejilla y enterré el bloc, metiéndolo en un baúl donde se podía leer: 28-03-1939 DEP.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s