¡Bueeenas noches! ¿Qué tal todo por aquí? Estas últimas semanas han sido demasiado estresantes, y no he tenido tiempo ni de meterme en WordPress para leeros de vez en cuando… (estos días que estoy más libre estaré varias horas leyendo todo lo que tengo atrasado).  Y ya después de casi 20 días (eteeeernos), aunque constipada, vuelvo a pasarme, y prometo ser más regular a partir de ahora, jeje.

Durante estos días que he pasado en casa encerrada, he descubierto dos tipos de personas que no me gustan:

Primero, aquellas personas que son tan victimistas que todo lo que se comenta… a ellos les pasa o les queda cerca. Se pasan los días lamentándose por todo, y en la mayoría de los casos, es simple cuentitis aguda, curada con una buena dosis de protagonismo y atención de la gente. Sin embargo, este tratamiento es altamente adictivo, y puede ocasionar el efecto adverso al deseado, provocando más brotes de la enfermedad, y cada vez más frecuentes. Y esto acaba cansando. Y más aún, cuando tú también quieres tu pequeña dosis de protagonismo y cariño, contarle a alguien tus problemas, y no solo no les da importancia, sino que te responde con algo peor que supuestamente le ocurre a ella. Llega un punto en el que, primero, pierdo el interés por esa persona, y segundo, no sé cuándo es verdad lo que dice y cuándo solo quiere llamar la atención.

El segundo tipo lo forman personas a las que les sale todo bien, y sin ningún tipo de esfuerzo, por simple casualidad y buena suerte. Para que os hagáis una idea: ¿cómo os sentaría estar preparando durante semanas un examen y que llegue alguien que estudie el día de antes, se deje más de la mitad del temario sin mirar, y le pregunten justo lo que se sabe? Realmente, cada uno hace lo que quiere con su tiempo, están en su pleno derecho de arriesgarse, y si les sale bien, eso que se llevan (aunque yo también quiero saber el truco para que las Leyes de Murphy no se cumplan, jo). Que tengan suerte es lo que menos me importa; es más, podría hasta alegrarme por ellos. Pero cuando empiezan a restregarme su buena suerte, agotan en mí toda buena intención, y no puedo evitar molestarme. ¿Envidia? Puede ser. Pero creo que cualquier persona que se esté esforzando por llegar a sus objetivos, renunciando a otras cosas, se molestaría ante tal buena suerte de algunos, además de su soberbia y arrogancia.

¿Soy la única a la que le molestan estas personas? ¿Qué pensáis vosotros?

Y, por último, pero no menos importante, la foto de hoy… 😉

IMG-20160403-WA0009 [16789]
Foto de @crisrolu en Instagram 🙂
No sé qué os parecerá, pero viendo fotos de este tipo, la noche me parece mágica y brillante. ¿Quién puede decir a ciencia completamente cierta que todas y cada una de las lucecitas que podemos ver en el horizonte cada noche, son farolas o bombillas? Quién sabe, a lo mejor el mundo no es tan rígido como dice la ciencia…

¡Besotes enoooormes!

Anuncios

6 comentarios en “Reflexiones en un día de lluvia…

  1. Tranquila! La envidia es totalmente natural. Yo últimamente la siento por mucha gente que como tu dices parece que llevan una vida perfecta. Pero no te preocupes, porque como he podido comprobar…la suerte no es eterna y solo tienes que esperar hasta observar que las desgracias nos son comunes a todos, lo cual, aunque suene mal, reconforta cuando les suceden a estos individuos.
    Por cierto, me encanta la foto!

    Le gusta a 1 persona

    1. Claro! Y lo peor de esas personas es que van regodeándose de sus éxitos, y cuando algo les tapa la boca reconforta aún más 😂 Necesitan un chute de humildad por algún sitio.
      Muchas gracias!! Un besote fuerte 😘😘

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s