Para ti…

Te echo de menos. Echo de menos cuando nos veíamos cada semana. Cuando encontraba mi comida favorita cada vez que llegaba a tu casa. Cuando te sentabas en el sofá a hacer sopas de letras y yo iba detrás intentando encontrar más palabras que tú. Nunca lo conseguía.

Echo de menos esos veranos viajando de un lugar a otro de España, donde conocía a casi cualquier persona que me encontraba. Ahora es todo más frío. Después de tantos años, muchas caras se me emborronan. No recuerdo la casa en la que me quedaba, ni la habitación donde dormía. No recuerdo el olor de la cocina cada mañana, ni los ruidos de pasos alborotados de un cuarto a otro desde primera hora del día mientras yo aún seguía en la cama. No recuerdo cómo eran las cosas antes, cuando todo iba bien.

Ahora, ya no sé cómo hablarte, si enfadada o arrepentida, si feliz por oírte o triste por lo que siempre acabas repitiendo. Mi corazón se divide en una lucha que no era la mía, pero que acabó por serlo, que acabó por tragarme como si de una gran aspiradora se tratase. ¿Qué hago mal para que todo acabe en desastre a mi alrededor? ¿Será el karma? 

En cualquier caso… tenías razón.

No somos conscientes de lo que tenemos hasta que lo perdemos, o al menos, hasta que lo vemos peligrar. Y en ese momento, cuando nos damos cuenta, ya es demasiado tarde. 

Tomamos el cariño como algo cotidiano hasta que nos falta, o vemos a alguien querido sufriendo por lo mismo. Acabamos pensando en cada una de las veces en las que despreciamos muestras de cariño por agobio, por cansancio… sin darnos cuenta de que son posiblemente los detalles que pueden matarnos por dentro si faltaran. Entonces, queremos enmendar esos errores… y a veces ya es tarde. 

Tu mensaje sigue ahí, esperando después de dos meses, paciente a este lado de la pantalla, pero seguramente impaciente al otro lado. ¿Contestaré? No lo sé. Tengo que encontrar las palabras, las explicaciones, las excusas, algo que decir, y fuerzas para decirlo. No estoy orgullosa de esto. Es imposible que lo esté, pero no sé cómo arreglarlo. 

Sé que nunca llegarás a leer esto, pero sé que tampoco haría falta que dijera tu nombre. Supongo que sabrás reconocer tu propia historia, la mía, la que teníamos ambas. Supongo que lo recordarás… y si no, ¿qué más da? Solo es un texto entre otros cientos. Puede ser verdad, puede ser invención, pero nunca nadie lo sabrá. 

Espero que todo te vaya bien, al menos igual que antes, aunque en el fondo soy consciente de que no puede ser así. De todas formas, recuerda…

que te quiero…

… aunque ya no te lo diga.

Anuncios

4 comentarios en “Para ti…

  1. Pues si la quieres díselo, y que se entere, que los remordimientos y el arrepentimiento no entren en ti. Puede que pienses que no se lo merezca, pero si lo sientes y te lo guardas, quizá sea peor. El texto me ha encantado. Que te hayas sentido triste no tanto. Un millón de besitos

    Le gusta a 1 persona

  2. Que bonito y que palabras más sinceras. Da coraje ver personas que pongan todo su empeño y cariño, y que luego no se les correspondan como se merecen. Pero pase lo que pase nunca dejes de querer. Porque es lo más maravilloso que existe. Aunque a veces de ganas de tirarlo todo por la borda. Aunque a veces no se pueda más. 😕😊😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado 😊
      Y si, tienes toda la razón. No merece la pena tirar la toalla y dejar de querer, aunque a veces la situación es complicada 😅
      Mil gracias de nuevo y un abrazo fuerte! 😘😘

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s